domingo, 23 de junio de 2013

La sociedad te condiciona. Siempre están esperando algo de uno, y no todos esperan lo mismo. Es fácil confundirse, difícil pensar con claridad. Se supone que uno tiene que hacer lo que quiera, ¿no?. Pero...¿y si no sabes lo que queres? ¿Que haces? Sabes que lo que te dicen que hagas, sería lo correcto, pero no sabes si es lo que queres.

3 comentarios:

  1. Me pasa. Yo no se lo que quiero, pero tampoco hago lo que los demás quieren, me encuentro atrapada en la incertidumbre.
    Besos, te espero en mi blog.

    ResponderEliminar
  2. Me has definido a la perfección ese sentimiento de confusión interna, justo después de que digas algo, esperando unas reacciones, y todos te miran con cara de confusión, como si te hubieras salido de tu papel, como si esa no fuera tu personalidad.
    Que no sepamos que que queremos exactamente no nos hace menos onocedores de nosotros mismos que los demás ;)

    besitos<3

    ResponderEliminar
  3. Cuando uno siente que algo está haciendo bien pero luego según las reglas de la sociedad, está mal. Es todo un dilema. Ya te sigo.

    Besos y abrazos <3

    ResponderEliminar